There is no translation available.

Contrarrestar la violencia normativa de la ley y hacera vacilar.

Marisa Belausteguigotia

Marisa Belausteguigoitia continuó con las siguientes palabras: “Estoy muy interesada en ver cómo funciona la ley y el discurso jurídico en el discurso performativo y cómo atraviesa la sexualidad ahí; me interesa ver de qué forma la ley trata los cuerpos diferencialmente; a los indígenas, por ejemplo, en el sur y a las mujeres asesinadas, los feminicidios en el norte. Entonces, a partir del concepto de frontera, me interesa muchísimo trabajar el concepto de ley, y mi presentación es más bien un conjunto de preguntas, estoy más bien pensando en voz alta.”

Marisa tituló a sus reflexiones “El travestí ante la ley: figuraciones del cuerpo y la lengua en la producción de tropiezos, titubeos y vacilaciones en la ley”, trabajando con un “juego de citaciones” a partir de textos de Kafka, Derrida y Butler. Se situó en dos espacios: la frontera norte, donde resaltó los cruces entre feminicidio, ley y performance, y la frontera sur, donde abordó las interconexiones entre performance, discurso jurídico y rebelión indígena. A partir de esos escenarios, nos preguntó: ¿Qué hace la ley frente a las mujeres en el servicio de la maquila y los indígenas de Chiapas? ¿Cómo pueden estos cuerpos convencer a la ley de su realidad y de su particular necesidad de legislación y justicia? Marisa señaló que la ley sitúa a estos sujetos en los márgenes, siempre rechazando sus reclamos de justicia como sucedió, por ejemplo, en el sur con los acuerdos de San Andrés, y en el norte con la impunidad que gozan los feminicidios.

A partir de citas de El proceso de Kafka, Marisa sostuvo que la ley se otorga el poder de representar al otro, obligando al otro que se detenga y vacile ante sus puertas. Por lo tanto, la ley niega al otro su capacidad de auto-representación y su producción de evidencia. En el caso de los sujetos atravesados por sospecha y marginalidad debido a sus condiciones de etnia y género, Marisa preguntó, con ayuda de Spivak: ¿qué cuerpos pueden manifestar lo que les sucede como evidencia?, ¿quién tiene el derecho a narrar?, ¿qué cuerpo puede producir sentido? Subrayó que en el fondo estamos ante un problema epistemológico de producción de la realidad: ¿quién puede construir su propia realidad y quién la impone desde fuera?

Finalmente, Marisa invitó a examinar cómo los sujetos subalternos podemos producir vacilación y titubeo de parte de la ley. Una clave, sugirió, es el performance que se aleja de los comportamientos normativos, como sucede con el travestí. “Es en el momento en el que nuestras percepciones culturales fallan, cuando no logramos interpretar con certeza el cuerpo que estamos viendo, en ese momento cuando no sabemos si el cuerpo que se nos presenta es el de un hombre o el de una mujer, es entonces cuando interviene esta operación que llamo la vacilación y el titubeo”.

Si bien el miedo y la vacilación por lo general están de parte de la ley, Marisa propuso que el performance introduce en ese campo una apertura al movilizar los ingredientes del deseo. Así, el performance se convierte en acto político cuando posibilita contrarrestar la violencia normativa de la ley y hacerla vacilar.

 

FaLang translation system by Faboba