There is no translation available.

El cuerpo gestante frente a la violencia institucional

ema villanueva|

Ema Villanueva, quien trajo a la mesa a su recién nacida bebé, habló de su trabajo como artista de performance quien ha abordado frontalmente los temas de sexualidad y política en trabajos como Pasionaria, Ausencia y Sex Art. Dividió su ponencia en dos partes: la primera fue un recuento de sus performances, [hasta el 2003 realizados junto con Eduardo Flores] de cómo y por qué abordan la sexualidad; y la segunda fue una reflexión sobre el tema de la maternidad.

Según Ema, “Para mí la sexualidad funciona como una especie de metáfora de dinámicas políticas y sociales más amplias. La sexualidad en mi obra opera como una especie de gancho que atrae al espectador y, a partir de ella, intentar establecer un diálogo para hablar de los temas que realmente me interesa abordar. En obras como Pasionaria y Clase de dibujo, el protagonista no es el cuerpo, a pesar de lo que pueda pensarse a partir de lo que la gente ve. [...] En Sex Art, me transformo en trabajadora sexual y así, recupero públicamente mi cuerpo y mi sexualidad, expongo mi cuerpo para ser visto y tocado por otros, pero bajo mis propias condiciones. Intento entablar una relación con el público – o con el cliente – honesta, igualitaria y sin engaños. [...] En un arranque de soberbia, se podría decir que intento educar al cliente para que conozca otras formas de relacionarse sexualmente, más equitativas y justas, y más dignas también, por más contradictorio que sonara esto. Mi experiencia es que este mensaje efectivamente, llega. También doy ponencias en las que expongo mis puntos de vista en torno a Sex Art y entablo diálogo con el público. En estas piezas, busco trabajar por una sociedad más abierta, tolerante, respetuosa, desprejuiciada y crítica”.

Enseguida, Ema abordó el tema de la maternidad que, “aunque no parece relacionarse explícitamente con el performance como arte, sí tiene que ver con el performance como manera de ver y construir mi identidad y mi sexualidad ante mí misma y ante los demás. Toda mi vida he vivido el deseo de la sociedad de controlar mi cuerpo, el cómo se comporta y cómo se viste. [...] Fue durante mi gestación que se me hizo evidente hasta qué grado las instituciones buscan controlar el cuerpo femenino. [...] A la mujer gestante le son arrebatados los derechos sobre su cuerpo y su sexualidad, por lo menos en nuestra conservadora sociedad mexicana. A la mujer gestante se le pone bajo la vigilancia y el control de un médico, generalmente un hombre, quien nos dice qué hacer y cómo comportarnos. Es durante el parto que a la mujer se le despoja por completo del poder sobre su cuerpo. En la sala de maternidad, la mujer se convierte realmente en un objeto sin opinión ni identidad, y lo más grave es que, como sociedad, suponemos que así debe de ser. No hay suficiente información sobre lo que sucede, ni movilizaciones políticas que se encaminen a resolverlo”.

Ema explicó que durante su gestación, continuó posando como modelo desnudo para artistas, y encontró diversas respuestas, desde la idealización de la maternidad, hasta la explotación morbosa de la sexualidad. Con el propósito de crear una representación más honesta de su cuerpo gestante en su dimensión sexual, trabajó durante el último mes de su embarazo con un pintor californiano. Proyectó la imagen de una pintura al óleo que la muestra desnuda y señaló que “el cuadro fue una idea básicamente mía, y surgió mediante el diálogo. Quise hacer un enunciado público de cómo puedo asumir mi sexualidad en el umbral de mi nueva identidad como madre. Trabajar en este cuadro fue una manera de cuestionar cuál es la manera ‘apropiada’ de representar a una mujer en el embarazo, qué lugar tiene la sexualidad en el cuerpo gestante”.

Ema dijo que, como madre, ahora se enfrenta al reto de cómo asumir su sexualidad frente a su hija y de qué manera ayudar a su hija a construir la suya.

{akgallery}

FaLang translation system by Faboba