HOMBRES DE VERDAD (2004)

Arthur Avilés’ REAL MEN / HOMBRES DE VERDAD (2004) confronta las políticas de raza, género y sexualidad en la danza contemporánea. Para esta pieza, Avilés utiliza un elenco de bailarines de diferentes trasfondos raciales e identidades sexuales. Los bailarines tienen formación en danza moderna, jazz y ballet, así como varios niveles de entrenamiento formal. Uno de los bailarines no tiene entrenamiento previo y aparece por primera vez en el escenario. Además, todos los bailarines en la pieza son del Bronx; esto es un gesto político intencional de Avilés poner cuerpos del Uptown en un escenario del Downtown. En REAL MEN, los cuerpos desnudos de los hombres de color oscilan entre frases de movimiento y formas de contacto. El movimiento proviene del Initial Response de Avilés—una estrategia coreográfica que utiliza la técnica del no-pensar para crear una serie de frases de movimiento. Mientras los bailarines masculinos ondulan lentamente en el piso, una bailarina entra al escenario vestida de esmoquin y con un bigote. Los bailarines interpretan los mismos movimientos simultáneamente, borrando las fronteras entre los géneros. Aquí, Aviles confronta los binarios históricos del genero en la danza al desafiar los modos en que el género se percibe y pone en acción en el escenario. La primera presentación de REAL MEN formó parte de la serie de danza exclusiva para hombres “In the Company of Men.” Avilés fue el primer coreógrafo en la serie que invitó una mujer a bailar en el escenario. Avilés firma que REAL MEN “es tanto un acto de justicia social como una pieza de danza. Es sobre hombres de color y sobre las conexiones. REAL MEN es una pieza de danza única para su tiempo”.

Media