Las Cantatrices: Ópera con fondo blanco

Esta serie de performances, dirigidas por Nelly Richard, se presentó por primera vez como parte de la instalación Sala de espera, que fue televisada en 1980 durante la dictadura militar chilena. En cada una de estas tres iteraciones, Carlos se encuentra con el cuerpo enteramente enyesado a excepción de un orificio que expone distintas partes de su cuerpo: el estómago, las piernas, los senos. Unos ganchos sujetos al rostro mantienen su boca abierta en la gesticulación de una ópera, le resaltan y le corren el maquillaje exagerado. Carlos canta siguiendo la música y resistiéndose a ella, imitando la interpretación emotiva de la cantante de ópera. El cuarto video es un registro de la madre de Leppe, Catalina Arroyo, que lee un relato muy sincero sobre el parto complicado en el que dio a luz a Leppe. En la exposición original, los cuatro videos se reproducían simultáneamente, creando así, mediante la multiplicidad de fotogramas, un retrato del cuerpo torturado, retenido contra su voluntad en distintas posiciones vulnerables. La ubicación del video del monólogo de Arroyo en el frente hacía que el conjunto de los videos revelara la exploración de las tensiones corporales pasadas y presentes: el cuerpo sometido a una presión extrema, el cuerpo inmovilizado y grotesco como espacio de deseo, y el clima tortuoso en Chile durante la dictadura de Pinochet.

Media