Lunes, 26 Octubre 2009 21:08

Soledad y Esperanza (2005)

Fortaleza de la Mujer Maya (FOMMA) funciona gracias a Petrona de la Cruz Cruz e Isabel Juárez Espinosa en Chiapas, México. Sus programas educan a mujeres y niños indígenas en tzeltal, tzotzil y español, además de ofrecer una amplia variedad de talleres teatrales y de aptitudes vocacionales. Asimismo, FOMMA ofrece servicios de guardería, educación sobre derechos de la mujer y servicios de salud. En parte basada en la vida de Isabel, la obra "Soledad y Esperanza" es la historia de dos jóvenes hermanas indígenas que han sufrido abuso emocional y físico a lo largo de su vida. Esperanza sueña con una educación y una vida en la gran ciudad. Sin embargo, Soledad, su hermana mayor le niega la oportunidad de ir a la escuela y en lugar de eso la fuerza a trabajar como sirvienta de una mestiza dominante en la ciudad. A pesar de los retos que enfrenta en este ambiente, Esperanza se enamora de Juan, el jardinero. Una vez casados, Juan y su familia regresan a su comunidad, donde él es dueño de tierras fértiles que les prometen estabilidad económica. No obstante, su felicidad dura poco, ya que Juan es asesinado brutalmente por enemigos que desean sus propiedades. Esperanza, sola y embarazada, no ve ningún futuro en quedarse ahí, así que decide partir en un viaje incierto hacia la frontera, con el sueño de encontrar una vida mejor. Esta obra, una creación colectiva de FOMMA bajo la dirección de Doris Difarnecio, tuvo lugar en el teatro Francisco Nunes en Belo Horizonte, Brasil, como parte del Quinto Encuentro del Hemispheric Institute of Performance and Politics, titulado "Performing 'Heritage': Contemporary Indigenous and Community-Based Practices" ("Patrimonio" en acción: prácticas contemporáneas indígenas y comunitarias).
Published in FOMMA: Trabajos
El "Cabaret prehispánico" es un acto de protesta contra las compañías multinacionales de biotecnología (como Monsanto), cuya introducción de maíz genéticamente modificado a la agricultura mexicana es una seria amenaza para el patrimonio cultural del país, al eliminar prácticamente el maíz natural. "Somos gente del maíz", dice la escritora, directora y artista de performance Jesusa Rodríguez, quien ha participado activamente en la batalla cuesta arriba contra las antes mencionadas compañías, las cuales tienen el apoyo del gobierno. Este cabaret, a diferencia de la mayoría de las obras de Jesusa y Liliana en El Hábito, es casi enteramente no verbal. Son las incisivas letras de Liliana las que le dan voz al cuerpo simbólico de Desusa en el escenario, mientras se transforma en una mujer indígena, un personaje de un códice, un campesino, y finalmente en la figura de la muerte. El "Cabaret prehispánico" se llevó a cabo en el teatro Francisco Nunez en Belo Horizonte, Brasil, como parte del Quinto Encuentro del Instituto Hemisférico de Performance y Política, titulado "Performing 'Heritage': Contemporary Indigenous and Community-Based Practices"("Patrimonio" en acción: prácticas contemporáneas indígenas y comunitarias). Después de la performance hay una sesión de preguntas y respuestas, en la cual Jesusa le dice al público que se suponía que el personaje de la Muerte, además de aventar montones de maíz hacia arriba y al escenario, también iba a arrojar billetes falsos de cien dólares, pero que se los robaron en el aeropuerto. Jesusa también revela que este performance (presentado una sola vez anteriormente, en Nueva York) marca el final de quince años de trayectoria en El Hábito. "Hay un abismo detrás de nosotros y otro delante, y necesitamos tomar un descanso para pensar a dónde vamos ahora", dice.
Published in El Hábito: Trabajos
Página 5 de 5
FaLang translation system by Faboba