Perfis de artistas
terça-feira, 18 agosto 2009 16:56

Lilith: El segundo fracaso de dios (1993)

There is no translation available.

icon Lilith: El segundo fracaso de Dios (esp) (92.7 kB)


Seguiré buscando en el silencio de los lagos
que olvidaron ya sus aguas por la sal y el
desencanto, yo no olvido lo que canto...
... Soy el segundo fracaso de Dios.. .
... el segundo.
Chupo y chupo yo chupo todo... yo chupo lo que
quiero
y si no quiero no lo chupo... pero chupo y chupo
yo chupo todo... yo chupo lo que quiero y si no
quiero...
Desde el principio de los antojos
soy el veneno de los sueños.
Soy la tormenta, soy el demonio
porque el demonio también se atormenta.
Jergas herméticas, vergas fandticas.
Las hormonas toman caminos que no entiende la
razón.
El paraíso tiene sus peros como los vivos su agujero.
No es que me importen de Adán sus defectos,
pero no estar me parece perfecto.
Sábana húmeda. Símbolo sólido.
Las hormonas toman caminos que no entiende
la razón.
Chupo y estimo que es saludable
para los cuerpos abrumados,
para los años y los achaques
que se triplican con el almanaque.
Bálsamo mágico. Hábito plácido.
En estos tiempos ya no hay herejes,
si te maltratan, por Dios, no te dejes.
Hay calabozos, prisiones, mazmorras
que las dirige tu iglesia pedorra.
Muevo la lengua para que aprenda
Que la lengua toma caminos que no entiende la
razón.
Seguiré buscando en el olor y en el silencio
de las camas convocadas por placeres
desmedidos donde siempre encuentro nada y
nada es algo...
Señor, guarda tus ángeles contigo. Son demasiado puros para mí. Me
dan miedo. Más que miedo: asco.

No pesan. No vacilan. Tienen cuerpos sin hambre, sin fiebre, sin lujuria. Pies que no dejan huella. Sus ojos que no lloran son atroces. En sus cándidas manos llevan cálices y pavorosas espadas... Me dan miedo tus ángeles. Si yo encontrara alguno, si un día al despertarme lo viera intacto y fúlgido a los pies de mi cama, yo carne castigada, llorosa podredumbre, pecado repetido hacia la muerte... digo que si encontrara uno tendría dos posibilidades: o me lo cojo o me clavo las uñas en los ojos, y no tengo uñas. (Variación sobre un poema de Aymerich)

Si para recobrar lo sepultado
debí perder primero lo perdido,
si para estar ahora enamorado
fue necesario haber estado herido.
Tengo por bien sufrido lo sufrido.
Tengo por bien llorado lo llorado.
Porque al final de todo he comprendido:
Que lo que el árbol tiene de caído
vive de lo que tiene sepultado... (José Angel Bueza)
Seguiré buscando en el desorden del deseo
y en la leche venenosa de los sueños
donde no hay un catecismo ni se sienten los
abismos...

Las arrugas sirven para saber qué es lo que te va quedando lisito. No hay nada más feo que los viejos que se hacen los jovencitos, es como si las piedras pusieran cara de amibas y dejaran de ser eternas. Dice Borges que la historia de la eternidad empezó con el metabolismo. Yo sé que somos los hijos del tiempo y del sexo, pero no voy a quitarles el tiempo contando mi historia erótica, he vivido tantos años que ya es arterioesclerótica.

A tal grado he vivido que orinar me emociona casi tanto como un orgasmo. La enfermedad de la juventud se me ha ido curando siglo tras siglo, ahora tengo enfermedades más antiguas que sé que no se irán, porque sé que no tienen cura. Son las mías, las que yo he ido puliendo con el tiempo, las que me acompañarán hasta el final. Son fallas del cuerpo, no repliegues del alma.
Dice un viejo refrán: para viejos males, viejos remedios.

Si te pica una serpiente: ajo.
Si te salen hemorroides: ajo.
Contra heridas y raspones: ajo.
Contra el asma y convulsiones: ajo.
Para el mal de tifoidea, contra el cáncer de pulmón,
contra fiebre, septicemia, encefalitis y oclusión,
paludismo, gripa, cólera, malaria o sarampión,
o de plano tu problema es la mala digestión:
come ajo, muerde un ajo, un diente, una cabeza de ajo.
Búscalo. Pélalo. Pícalo. Muérdelo. Trdgalo. Llntalo.
Si la úlcera te duele: ajo.
¿Tienes bichos en la panza?: ajo.
Contra flemas y catarros: ajo.
Contra artritis y lumbago: ajo.
También mata los pulgones y las moscas más
comunes
el gusano de la col y el mortal barrenador.
Es muy bueno en el control de azúcar y colesterol,
es decir que te protege de un ataque al corazón.
Come ajo, muerde un ajo, un diente, una
cabeza de ajo.
Si te lleva a lo oscurito: ajo.
Si te baja los calzones: ajo.
Si no trajo los condones: ajo.
Si te insiste más abajo: ajo.
Si el amor que te ha jurado es de antemano un gran
amor,
es lección de anatomía, ironía o decepción.
Apoteótico despliegue de caricias y de olor
por favor, te lo suplico, asegúrate el condón
Mucho ajo, ajo, un ajo, un hijo, un ojo.
Si te echaron el mal de ojo: ajo.
Si te pescan en el ajo: ojo.
Si te mueres del antojo: hijo.
Si te rompe las pelotas: Llhu.

Después, masticar unas hojitas de perejil, granos de café, manzana, trigo apio, menta, caca, yerbabuena. Porque hay dedos que lastiman y hay pecados que nos miman, porque hay hijos que no llegan y hay ideas que se pegan sin mirar como envejecen nuestras manos... Según Lucrecio, la falsedad esencial del deseo amoroso estriba en esto: la ilusión nos afana en poseer algo que nos falta, cuando la única satisfacción posible es librarnos de algo que nos sobra. No me gusta enamorarme porque enamorarse es exagerar enormemente la diferencia entre una persona y otra. Amarse a sí mismo al menos tiene una ventaja: no hay muchos rivales. El individuo sólo sirve para perpetuar la especie y la especie no sirve para nada. Nadie se casa por un gusto personal, sino como un servicio público. ¿Qué te gusta más: masturbarte o coger? Hmmm... coger, se conoce gente. Por más que en ellas se predique, las iglesias siguen necesitando pararrayos. ¿Ustedes creen que Dios es católico? Cuando un misionero le habló del infierno a una comunidad de groenlandeses, hizo tal descripción de las llamas amenazantes y se refirió tanto a su calor que todos empezaron a anhelarlo. Dios le da cuerda a nuestros relojes de sol. Con un microscopio no se puede estudiar la Vía Láctea. Las monjas no sólo tienen un estricto voto de castidad sino también fuertes rejas en sus ventanas. Me basta escuchar a alguien hablar "sinceramente" de ideal, de porvenir, de filosofía; escucharle decir "nosotros" con una inflexión de seguridad, invocar a los otros y sentirse su intérprete para que le considere mi enemigo. Toda fe ejerce una forma de terror Somos arrastrados por un torbellino que se remonta a la aurora de los tiempos y si ese torbellino ha tomado el aspecto del orden sólo es para arrastrarnos mejor. Era una vez una cucaracha llamada Gregorio Samsa que soñaba que era una cucaracha llamada Franz Kafka que soñaba que era un escritor que escribía acerca de un empleado llamado Gregorio Samsa que soñaba que era una cucaracha (Monterroso). Me fascina la inutilidad del dolor Sé que el límite de cada dolor es un dolor aún mayor. Existir quiere decir estar fuera, sistere ex. Lo que está en el exterior existe. Lo que está en el interior no existe. Mis ideas, mis imágenes, mis sueños, no existen. Lo que lo complica todo es que lo que no existe se empeña en hacer creer lo contrario. Lo que no existe insiste. Insiste para existir (Michel Tournier). Poco a poco la soledad me ha ido simplificando (Michel Tournier). Vivimos en una galaxia que tiene un diámetro de 100 mil años luz y que está girando lentamente. Nuestro sol no es más que una estrella amarilla ordinaria de tamaño medio, situada cerca del centro de uno de los brazos de la espiral. No sabemos lo qué sucede lejos de nosotros, en el universo, en este instante: la luz que vemos partió hace unos 8 mil millones de años. Cuando miramos el universo lo vemos tal cual: como fue en el pasado.

No me amas.
Tienes los ojos más negros.
De tu boca salen cosas hermosas.
Tus manos tocan la tierra y las algas.
Pero no me amas.
Cuando comes no me comes,
cuando bebes no me lames,
cuando piensas no me buscas.
Cuando te bañas, te bañas sola en el río.
Y a mí me gusta que me amen en el río.
Debieras bañarte conmigo en el río aunque no me
ames.

En la mecánica cuántica: para algunos fines es útil pensar en las partículas como ondas, mientras que para otros es mejor pensar en las ondas como partículas. Por eso. Saqué un porcentaje de cuántas veces acierto y cuántas me equivoco, el resultado fue 60% de errores contra 40% de aciertos; desde hoy hago todo lo contrario de lo que pienso para por lo menos acertar en un 60 por ciento. El simio más perfecto no puede dibujar un simio. Sólo el hombre puede hacerlo. Pero también sólo él lo considera una ventaja (Lichtenberg). Nuestra vida es comparable a un día de invierno. Nacemos entre las 12 y la 1, no amanece sino hasta las 8, oscurece antes de las 4 y morimos a las 12 (Lichtenberg). A mí de los faros lo que me gusta es cuando se descomponen, para poder observar detenidamente los naufragios. Un libro es como un espejo: si un mono se asoma a él no puede ver reflejado a un apóstol (Lichtenberg). Los deseos del hombre están limitados por sus percepciones: nadie puede desear lo que no ha percibido (William Blake). Reprimen el deseo sólo los que lo tienen tan débil como para poderlo ahogar (William Blake). El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría (William Blake).

Como dijo Santa Teresita: me palpita.

Como dijo Dioclesiano: es mejor con esta mano.

Y como dijo Villaurrutia...
Si nuestro amor no fuera,
al tiempo que un secreto,
un tormento, una duda,
una interrogación;
Si no fuera una larga
espera interminable,
un vacío en el pecho
donde el corazón llama
como un puño cerrado
a una puerta impasible;
si nuestro amor no fuera
el sueño doloroso
en que vives sin mí,
dentro de mí, una vida
que me llena espanto;
si no fuera un desvelo,
un grito iluminado
en la noche profunda;
si nuestro amor no fuera
como un hilo tendido
en que vamos los dos
sin red en el vacío;
si tus palabras fueran
sólo palabras para
nombrar con ellas cosas
tuyas, no más, y mías;
si no resucitaran,
si no evocaran trágicas
distancias y rencores
traspuestos, olvidados;
si tu mirada fuera
siempre la que un instante
-¡pero un instante eterno!-
es tu más honda entrega;
Si juntos nuestros labios
desnudos como cuerpos
y nuestros cuerpos juntos
no formaran un cuerpo
y una respiración...
no fuera amor el nuestro
no fuera nuestro amor.
si tus besos no fueran
sino para mis labios
trémulos y sumisos;
si tu lenta saliva
no fundiera en mi boca
su sabor infinito;
si juntos nuestros labios
desnudos como cuerpos,
y nuestros cuerpos juntos
como labios desnudos
no formaran un cuerpo
y una respiración;
¡no fuera amor el nuestro
no fuera nuestro amor!
Seguiré buscando en el silencio de la sed
que hay en tu cuerpo para darte agua
marina agua clara y agua fina darte el agua
que origina...

Lástima que ninguno de ustedes conoció el paraíso. Yo estuve. Poco, pero estuve. Papá nos hizo a Adán y a mí del mismo barro. Obviamente las malas lenguas dicen que en mi barro había excremento. Y si había no me importa. De repetirse, suplicaría que mi padre escogiera el mismo pedazo de tierra. Luego de lo que voy a platicarles vino Eva y la costilla y todo ese dengue. Adán no era como lo pintan, era un gordito sin chiste que pasaba por mí al bananero en un mustang negro. El caballo era precioso, pero Adán era un gordito con olor a loción. (Lo bueno de la soledad es que no usa perfume.) Al comienzo le hice caso. ¡Entiéndanme, era el único que había! Pero no teníamos nada que ver, éramos el uno para cada quién, ninguno para el otro. Francamente yo del paraíso ya estaba hasta aquí, Adán soñaba con el paraíso... Marriott Le gustaba nomás de una manera... de la manera que a él se le ocurría. Mi estrechez o la del paraíso no me permitían ver un poco más allá, donde estaban los sapitos, la serpiente, los ositos panda, el hipopótamo, las gacelitas... Pero un día me decidí y me fui... Ni modo papá: me aburro. Me aburro mucho. No es sólo el punto G, o la del misionero, o la de chivito mirando al precipicio. No es que los hombres no me gusten, es que de éste no me enamoré. Creo que si lo hubiera amado hasta me hubieran gustado sus cartas de amor. Lo digo ahora que pienso en las cosas que me gustan de las personas que amo y que tal vez a Adán le parezcan ridículas. Todas las cartas de amor son ridículas. No serían cartas de amor si no fueran ridículas.

En mis tiempos también escribí cartas de amor,
como las demás, ridículas.
Cuando hay amor, las cartas de amor
tienen que ser ridículas.
y es que, en fin,
sólo las criaturas que no han escrito jamás cartas de
amor
son las que son ridículas.
Quién volviera a aquel tiempo en que escribí,
sin darme cuenta,
cartas de amor ridículas.
La verdad es que hoy mis recuerdos de aquellas
cartas de amor
son los que son ridículos.
(Todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente ridículas) (Alvaro de Campos).
Seguiré buscando siempre menta entre tus
piernas, porque sé que la cultivas, porque sé
que no me olvidas, porque busco por buscar
a ver si encuentro...
Para conocerlas hay que recorrerlas.
Es indispensable no sentir temor.
Es recomendable no guardar rencor.
Para enamorarlas, nada de halagarlas
Sólo es necesario deshumedecer
y a otros compromisos desobedecer...
Para someterlas, sólo acariciarlas,
toca sus espinas
si las imaginas es mucho mejor.
Todos los que amamos a las suculentas
nos acaloramos y ellas tan contentas,
no nos necesitan ni pa' los mandados,
no prueban bocado,
lo soportan todo con resignación.
La Doctora Bravo sabe ser amiga
de los candelabros y de los teteches
órganos gigantes, reinas de la noche,
nopal de lengüita, pita yo de mayo
qué flor tan bonita ¡creo que me desmayo!
Descubrió la "Chende"que lleva su nombre:
planta arborescente de rama abundante
tronco definido, leñoso y grisáceo,
siete ocho costillas de arista ondulante, espinas tortuosas, areolas distantes, sus flores son diurnas y son perfumadas, en el perinato son oblanceoladas, su fruto globoso, semilla encorvada, con sus puntuaciones y reticulada.

La Doctora Bravo, Helia Bravo Chende, todas las cactáceas y las suculentas gozan de su amor. Larrea tridentata o gobernadora, que de los peyotes es la protectora, la rotundifollia y las mammyllarias, pseudo coriphantas los echinocactus y jacamatracas. La Doctora Bravo, ¡¡¡bravo bravo bravo!!! supo conocerlas, supo alimentarlas, y las suculentas como recompensa le dieron el jugo que guarda el secreto de la juventud. Seguiré buscando entre los necios, los jodidos, los fotógrafos heridos, los que nunca han decidido porque cada quien elige un poco de su olvido...

Vieja la almeja que está en la bandeja
vieja la ceja porque no ceja
vieja la reja que está dispareja
vieja la arveja, el arroz, la lenteja.
Vieja la almeja en bandeja, la ceja en la reja,
la arveja, el arroz, la lenteja.
¿Puede una oveja volverse madeja?
Si no se deja no hay moraleja.
Ya no aconseja la vieja coneja,
ya no se queja, ya no se deja.
Veja la almeja en bandeja, la ceja en la reja,
la arveja, el arroz, la lenteja, la oveja en madeja,
la deja la queja, si no hay moraleja,
¿Dónde está la coneja?
Tengo en in¡ oreja una abeja perpleja
que se asemeja a una comadreja.
Tengo un tener que ya no me maneja
se despelleja ya la candileja.
Vieja la almeja en bandeja, la ceja en la reja,
la arveja, el arroz, la lenteja, la oveja en madeja,
la deja la queja, si no hay moraleja,
la abeja en la oreja, la oreja en la abeja
ya no me maneja, me deja perpleja.
¿Dónde está la coneja?
¡Quiero aquí a in¡ coneja!
Vieja la duda que siempre me espeja.
Lo que se deja nunca se aleja.
Veja me deja si aleja y festeja.
Vieja y añeja y por vieja se queja.
Vieja la almeja en la bandeja, la ceja en la reja,
la arveja, el arroz, la lenteja, la oveja en madeja,
la deja la queja, si no hay moraleja,
la abeja en la oreja, la oreja en la abeja,
ya no me maneja, me deja perpleja,
por vieja me deja, me deja y se aleja.
¿Donde está la coneja?
¿Quiero aquí mi coneja!
Que Dios me proteja a la coneja y a mi pareja,
pero nada más. Que ya no se meta. ¿OK?
Seguiré buscando en mi vejez la desnudez que
hay en mis cosas, canto, cosas que no canto
y canto cantos que no coso, canto el canto
que me acosa...
Brujas, rameras, esfinges y quimeras,
traidoras ratas negras, callejeras,
que emponzoñan las buenas maneras.
También pueden decirme: pinche culera,
histérica, torcida, retorcida,
que fabrica puras mentiras.
Cuina, lechona, cerda, cabrona,
tortilla, vieja, puta, desgraciada
¡vete mucho a la chingada!
Callen, culebras, callen,
no soy como imaginan, callen,
soy peor de lo que opinan, hablen.. .
Y me da igual, si soy banal,
si tal por cual, como animal,
y si hago mal,
total, total, total,
así soy yo... profesional.
Muerdo por hambre, lamo por vicio
y duermo a ver si sueño que me caigo al precipicio,
por ejercicio.
Peor que el infierno, peor que el gobierno,
yo soy la peor de todas, la ternura se me atora
en la impresora.
Por pecadora, violenta y vengadora,
no tengo ni un amigo y tampoco tengo ombligo,
soy mi enemigo.
Callen, culebras, callen...
Y me da igual, el coito anal,
ser virginal, ser anormal,
échenle sal, al animal,
total, total, total,
así soy yo... convencional.
Seguiré buscando en el silencio de mi
cuerpo, en el silencio de los cactus, el
silencio del silencio, el silencio del
comienzo...
- ¡Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo: ¡Abusado!
- ¡Arrodíllate!
- No, no puedo, no me gusta, no me queda.
- ¡Arrodíllate!
- Quién sabe qué tengo en los meniscos...
- ¡Arrodíllate!
No, no, no y me fui.
No me arrodillé, ni me voy a arrodillar,
si quieres, Dios, siéntate y platiquemos.
Si te amara, obligaría a otros a adorarte
y terminaría por matarlos si se negaran.
Esa es tu ley. Esa es tu ley. Esa es tu ley.
¿Cuánta sangre nuts quieres ver correr por tu verdad?
Insaciable. Insaciable. Insaciable.
¿Para qué quieres tenerme de rodillas? ¿para qué?
Tu iglesia no exige talento, su misión es la sumisión.
No tengo ninguna verdad,
no soy de las beatas místicas arrebatadas.
Mi sangre es demasiado tibia,
y mi locura demasiado mesurada
frente a la de tus amigos: los fanáticos.
Frente a la de tus amigos: los puros. Pura mierda.
¿Por qué desprecias la duda y la pereza
si son vicios más nobles que toda tus virtudes?
No me arrodillé, ni me voy a arrodillar.
¡Arrodíllate tú! Arrodíllate tú! ¡Arrodíllate tú!
La música me ha dado esta audacia frente a ti.
Me eres indiferente.
No me voy a arrodillar,
porque pensar es dejar de arrollidarse.
Seguiré... seguiré buscando.
Seguiré viva mientras uno de ustedes tenga un orgasmo en sueños.
Gracias por permitirme entrar desde hace
21993 años en sus hogares.
Seguiré... seguiré... buscando.

Nota: Cuando en mi novatez religiosa comencé a saber de Lilith, me impresionó primero mi ignorancia y luego la censura de la que ha sido objeto la primera rebelde de la historia. Entiendo que a la moral cristiana no le interese como a los asirios y a los babilonios una Diosa que ayude a tener erecciones y eyaculaciones, es decir, que ayude a liberar el cuerpo y el alma de tantas idioteces. Entiendo también que nos sea difícil pensar en ella si no estamos metidos en los mundazos de los cabalistas. Pero entiendo también que si Dios puso una manera de coger y un árbol que no se debía tocar fue para hacernos prisioneros de sus terquedades. Cuando William Blake dice que la misericordia no existiría de no haber pobres, pienso en el tesoro del Vaticano. Cinco veces las deudas externas de todo el mundo se pagarían con las ofrendas que los más pobres han hecho para su propia condena. No soy católica porque mi religión no me lo permite. Este texto se fue haciendo a lo largo de dos años. Leí a Ciorán, a Savater, a Brianda Domecq, a San Agustin, Santa Teresa, William Blake, Michel Tournier, El Zohar el Libro del Esplendor, El Antiguo Testamento donde aparece Lilith en voz de Isaías, Lichtenberg, Monterroso, Caotólogos, Cátaros, S. Hawking, etcétera. Cada cosa que leía y que me latía la apuntaba, desgraciadamente, sin registrar al autor. Disculpen todos los filósofos, pensadores y teólogos que han colaborado sin ser notificados y sobre todo disculpen nuestro ingenuo furor. Con Jesusa Rodríguez (autora de varias de las letras de las canciones) llegamos un poco a esta síntesis. Creo que esto podría ser una aportación a la música bruja. Tantas mujeres quemadas con todo y canciones. Creo en Lilith porque soy mala, pero bonita. Y porque creo que sólo una diosa de su tamaño nos puede enseñar a no tener sexos decorativos. A pecar... que el mundo se va a acabar.

Published in El Hábito: Trabalhos
terça-feira, 18 agosto 2009 16:41

La mano que mece el pesebre (1996)

There is no translation available.

icon La mano que mece el pesebre (esp) (122.62 kB)


Escena I

(Un pesebre tradicional con la Virgen y el Niño Dios. Entran las pastoras a adorar al niño y cantan un villancico: "Naranjas y limas...").

Virgen: Acercados pastorcillas al más humilde portal, venid, adorad al niño mientras le cambio el pañal.

Celfa: Puta madre: ¡Pero qué espantoso niño!

Menga: ¡Qué feo le salió el escuincle!

Celfa: Yo no lo voy a adorar.

Menga: Yo tampoco; está repinche.

Virgen: Oiganme jijas del máiz: Este es un niño sagrado.

Menga: Usté porque es su mamá, pero está todo cagado.

Celfa: Y no vaya a repelar que nos manda el delegado. Esta es zona peatonal y usted no tiene licencia.

Menga: ¿Por qué puso este portal? ¿quién le autorizó este toldo?

Virgen: ¡Clemencia! ¡Piedad! ¡Clemencia!

Menga: Quítese que no respondo. Ya me agotó la paciencia.

Virgen: Se los pido, por su madre...

Celfa: ¡Insulto a la autoridad! ¡Palabras altisonantes! Desmantélale el pesebre.

Virgen: ¡Por piedad! ¡Por compasión!

Menga: ¡Que mueran los ambulantes!

Celfa: ¡Viva la Delegación!

(Quedan en la calle la Virgen y el Nulo que llora (desconsoladamente).

Virgen: Ya chiquito, ya. Se llevaron todo, pero ya no van a cantar. Tranquilízate, mira: todavía tenemos dos opciones. Podemos tirarte en un basurero, como hizo Ninón Sevilla; o la otra que es peor: podemos irnos a vivir al departamento de interés social que compró tu padre. (Al público) ¿No me da una moneda por favor? No es limosna, es que necesito echar un volado...

(Oscuro. Aparece en la pantalla un vídeo doblaje de Ernesto Zedillo).

Zedillo: Brandy Presidente y el Club Alcohólicos Anónimos 24 Horas con Jacobo Zabludovsky tienen el agrado de presentar su tradicional pastorela navideña "La mano que mece el pesebre", 3a parte, en Tercera Dimensión. Esperamos que sea de su agrado. Y recuerde: Esta navidad su Presidente se refrescó la cola con hielo... Perdón: Esta navidad su Presidente con hielo y refresco de cola... es la mejor combinación. Coma frutas y verduras. Aliméntate si puedes.

(Sigue un comercial donde la Sagrada Familia anuncia lentes 3-D).

Locutor: "La mano que mece el pesebre", 3a parte, cuenta con el novedoso sistema óptico 3-D, marca registrada. Con estos lentes especiales usted podrá vivir la asombrosa experiencia de la Tercera Dimensión. Aunque pruebas de laboratorio han demostrado que los lentes 3-D pueden provocar ligera irritación de los ojos, comezón en los párpados, hinchazón del nervio óptico, desprendimiento de la retina, cáncer de córneas, cataratas, mareos, vómito y diarrea. Si usted decide utilizarlos durante la función, lo más probable es que no vea nada, por eso la empresa no se los proporcionó al ingresar al teatro. Haga sus pedidos por Interwood y done sus córneas al 1-800-2765. Llame ahora.

(Entran la Virgen y el bebé al departamento de interés social).

Virgen: (Al bebé, que llora inconsolable) ¡Qué mancha tan negra es la pobreza! No llores, mijito. Sé que esto es horrible, pero aquí nos toco vivir. Te prometo que nunca le daremos una entrevista a Cristina Pacheco. Yo te voy a sacar de aquí, te lo juro. No me importa trabajar 18 horas inmóvil en una vitrina. Conseguiré un nicho en la Villa; lo que sea... Y pensar que a José le llevó 2000 años pagar este departamento... Ya chiquito, ya... Duérmete, carajo... Que te calles o te pongo el caset de Taurus do Brasil... Vas a tener pesadillas niño... Está bien, tú lo pediste.

(Entra el vídeo hipnótico de Taurus do Brasil).

Taurus: Usted va a doimir un suenio hipnóchico para penetrar en la pesadilla de la mano que mece eu pesebriño. Reláijese comadaumente, cerre seus ojiños y respire profundaumenchi. Ahora imagine que está viendo por telesecundaria eun especial de RTC sobre la tabla periódica deus elementos. Usted siente muito suenio. Cuando yo termine de contar hasta cinco, usted dormirá. Un, dois, treis, cuatro...

(Entra Mary Popins volando).

Mary: (Canta) "Supercalifragilisticoespialidoso, aunque al oír decirlo suene enredoso..." Y ustedes qué dijeron: Julie Andrews por cien pesos en El Hábito. Pues no. Esta es una pesadilla. Yo soy Susana Alexander. Y aprovecho para avisarles que ya nos cambiamos de teatro.

Virgen: No, por favor, otra anunciación ya no. No quiero quedar embarazada otra vez, y mucho menos del travestí de San Gabriel Arcángel.

Mary: Soy la Baby Seater que la administración de este conjunto habitacional pone a su servicio. ¿Edificio III, departamento 3-D, co-lonia Un hogar para nosotros, entre Maestro rural y Adormidera? ¿Es usted María Purísima Inmaculada Concepción del Sagrado Corazón llena eres de Gracia y Santo es el fruto de tu vientre Jesús? Virgen: El único fruto que traigo en el vientre es un tejocote que me alcancé a comer. Pero sí, soy yo.

Mary: Bueno, pues aquí estoy. Usted está obligada a tener alguien que cuide al niño o de lo contrario tendrá que canjear al bebé por dos pases para ver El beso de la mujer araña con Cristian Bach.

Virgen: ¡No! ¡Piedad! No me haga eso, si quiere llévese al niño, pero no me dejes los boletos. Hace mucho que no venía al departamento y no me sé el reglamento.

Mary: Desconocer las leyes no le permite violarlas, a menos de que sea usted Paulina Castañón.

Virgen: Supongo que al menos tengo derecho de escoger a la nana. ¿Tiene usted referencias?

Mary: Mis películas son mis referencias. Todo el mundo sabe que soy la mejor niñera del mundo. Todos me han amado y admirado. Todos han querido a Julie Andrews. Vamos niños, todos conmigo: (Canta) "Supercalifragilisticoespialidoso, aunque al oír decirlo suene enredoso..." Dame una S, dame una U, dame una P, dame una E, ¿Qué dice? "Supercalifragilisticoespialidoso...

Virgen: Basta ya. Fuera de mi casa, malvada. Este es un hogar católico y no aceptamos propaganda judía.

(Tocan a la puerta. Es otra niñera, un reptil siniestro).

Mary: ¡Ahhh! Ya veo: prefieres a Margarita Saenz. (Sale despavorida).

Margarita: ¿Es aquí donde necesitan una niñera?

Virgen: Efectivamente, la estábamos esperando. Dígame, ¿cuál es su nombre?

(Muerde a la niñera en el cuello y esta se transforma en Rehueca de Alba).

Rehueca: Gracias, muchas gracias.

Bebé Emilio: Señoras y señores, con ustedes: Rehueca de Alba. Rehueca: Ante todo quiero agradecerle al Señor Azcárraga el haberme permitido participar en esta bella familia que es Televisa...

Bebé Emilio: Cállate pendeja. He venido a anunciarles el nuevo milenio. De alguna manera todos, rebaño querido, han seguido mi señal. ¿O no es así? Si no, aquel que no haya visto un programa de Televisa que arroje la primera cuba. Todos han visto mi señal, pero no la han entendido. El mensaje es muy claro. ¡El mensaje está en los mensajes!

Rehueca: Ay, qué profundo, Señor Azcárraga...

Bebé Emilio: Cállate pendeja. ¡Esta es la señal! ¡Esta es mi señal! (Aparece en la pantalla el logotipo de Televisa.) Esta es la señal que los alumbrará, querido rebaño, y los llevará por el camino de un nuevo amanecer, por el camino de ¡Un nuevo día!

(En pantalla: vídeo doblaje de César Costa y Rebeca de Alba en "Un nuevo día", mezclado con comercial de jabón detergente).

Locutor: Este es un átomo. El alma humana está formada por gran cantidad de ellos. Expertos de laboratorio han demostrado que el pecado deja manchas en el alma difíciles de quitar, como las manchas de coito, envidia, masturbación, blasfemia y pobreza. Ahora se pueden borrar, pero como dijo Jack el Destripador: vamos por par-tes.

Rehueca: Qué lindo, Señor Azcárraga, pero la verdad no entiendo nada.

Bebé Emilio: No, porque eres una pendeja. Y a ti ya te llegó el Apocalipsis.

Rehueca: No, Señor Azcárraga, por favor no...

(El bebé se lanza sobre Rehueca. Oscuro. En la pantalla aparece un video con la dramatización del asesinato, simulando una misa negra en el tradicional estilo amarillista de "Ocurrió Así").

Escena II

(El departamento de interés social. Sobre el trinchador del comedor: una reproducción de La Piedad de Miguel Ángel, la figura de una campesina en imitación de yadró envuelta para regalo y una copa vacía. En el sofá-cama duermen el Papa, con su Biblia en el regazo, y Tito Vasconcelos, en el papel de Tito Vasconcelos. Música de fondo: Roberto Carlos y "Tú eres mi amigo del alma... " El Papa se agita y finalmente despierta gritando de una pesadilla).

Papa: ¡Jesu Christe, Rex gloriae, Rex salvatore, libera peccata mundi de profundo inferni!

Tito: ¿Eh?... ¿Qué pasa?

Papa: Aqua pasa por mi casa, cate de mi corazón.

Tito: Tranquilízate, seguramente te cayeron mal los aguacates rellenos.

Papa: ¿Pues de qué estaban rellenos?

Tito: De más aguacate. Te los volviste a comer sin pelar. ¿Cuándo vas a entender que no es pecado comerse la fruta pelada? La fruta pelada no anda diciendo groserías. Así se dice. ¿Qué soñaste, cariño?

Papa: Unas pesadillas horribles. Soñé que el niñito Dios tenía cara de Emilio Azcárraga... ¡Quantus tremor! ¡Quantus tenebres confutatis maledictis!

Tito: Ay Santísimo Padre, a mí háblame en cristiano. Y de ladito, por el amor de Dios, que te huele la boca a taparrabos de conchero del Zócalo.

Papa: ¿No será el latín? Como es una lengua muerta. Voy a aprovecharla para dar una misa de difuntos.

Tito: ¿Quién se murió?

Papa: Todavía nadie, pero en breve va a haber aquí dos electro-cutados.

Tito: No me digas que te volviste a orinar en la cobija eléctrica. Seguro por eso yo también tuve pesadillas. Soñé que me encueraban y me sentaban en una pila.

Papa: ¿En una pila de agua bendita?

Tito: No, en una Rayovac de esas anchotas tuve descargas toda la noche.

Papa: Yo también pero involuntarias de la vejiga.

Tito: Con razón te dicen la Emanación Palpable de la Divinidad.

Papa: Yo era el ejido del Espíritu Santo, pero ahora el ejido es un campo de golf donde tienen pastando al cordero de Dios que quita el pescado del mundo. Por eso en cuaresma hay desabasto, porque ese chivo se lo traga todo.

Tito: Por favor, ya no digas pendejadas.

Papa: ¿A poco dije que sólo hay un Dios verdadero? Además, tú me las debiste de haber pegado.

Tito: ¿Qué cosa?

Papa: Las ladillas.

Tito: Pesadillas, sordo, pesadillas.

Papa: Bueno, que sean dos: una de flor de calabaza y otra de elote con rajas.

Tito: Estás sordo. A ti ya no te irriga la sangre al cerebro.

Papa: El que esté libre de culpa que arroje la primera flema. Ahí va la mía.

Tito: No te atrevas. Ahí tienes los cleenex a un lado.

Papa: Esos no me gustan. Yo quiero los de la Sirenita.

Tito: Los de la Sirenita no estaban de oferta en el Aurrerá.

Papa: Antes me rozaba con la más alta jerarquía eclesiástica. Ahora nada más me rozo mi naricita con tus cleenex marca libre. Ah, también me rozo la colita con el pañal geriátrico. ¿Me lo cambias?

Tito: Si sigues dando lata te lo voy a cambiar, pero por el que traías ayer.

Papa: Pero me guardas el de hoy, porque estoy abonando unos aguacates.

Tito: Primero te voy a dar tu baño de asiento. Y cuidadito con hacer burbujas, viejo cochino. (Sienta al Papa en una bañera para bebés.) ¿Vas a leer tu biblia o quieres que te ponga un video romance?

Papa: Quiero a Thalía. Tú no sabes lo que es leer la biblia todo el día.

Tito: ¿Otra vez Thalía? Pero si has visto Marimar once veces.

Papa: Es una mujer culta. Yo la vi con Ricardo Rocha.

Tito: ¿Tienes hambre? Te voy a dar un poquito de tu caldo.

Papa: No, mi caldo no. (Tito alimenta al Papa a cucharadas con el mismo caldo del baño de asiento). Sabe raro.

Tito: Es el formol. Es lo que te ha mantenido este cutis tan terso, cariño. Después de tu caldo te me vas a poner a escribir versículos del Apocalipsis en granitos de arroz. Los vamos a ir a vender a la central camionera a ver si así sacamos dinero para comprar aunque sea un pollito Río para la cena de Noche Buena.

Papa: ¿Otra vez pollo? El año pasado trajiste pollo y lo inflaste en la vulcanizadora para que pareciera guajolote. Cuado le jinqué el diente salió chicoteando por todo el cuarto. (Se encuentra un condón) Mira lo que me encontré: un bubli-bubli. ¡Es un bombazo de sabor! Lo pido. (Saca el condón de su envoltura) Pero esto más bien parece el moco de King Kong.

Tito: (Evasivo) Debe de ser un traje de buzo para perro salchicha. Ya ves las pendejadas que se les ocurren a los gringos. Papa: (Agitando el condón) A mí se me hace que es un caza-mariposas para que no anden copulando las Monarcas.

Tito: En realidad, es un disfraz de oruga para mi Barbie.

Papa: Pero ¿dónde le metes los bracitos?

Tito: Está bien, te voy a decir lo que és, pero prométeme que no te vas a atacar... Es un condón.

Papa: (Histérico) ¡Un condón! El condón es satánico, es diabólico, es un arma bactereológica secreta de Satán. Es un caballo de Trojan con Nonoxynol 9 puesto en la puerta del reino del Señor para boicotear su plan divino. Tito: (Infla el condón y lo pone sobre el regazo del Papa) Bájale, bájale.

Papa: Quítamelo, quítamelo. ¡Me va a estallar el pecado en la cara!

Tito: ¿Tienes idea de cuántas personas han muerto y cuántas más van a morir por las pendejadas que dices sobre el condón? En lugar del Papa pareces cura de Pénjamo.

Papa: Además, aquí había tres condondes. ¿Dónde están los otros dos?

Tito: Los tiré. Se vencieron esperando que me cumplieras. Y te advierto que me voy a buscar alguien que me trate como Dios manda.

Papa: No te creo que los tiraste, no te creo.

Tito: Ya salió el peine. Estás celoso.

Papa: ¿Celoso yo? No he estado celoso ni de la Santísima Trinidad y mira que es un triángulo apasionado.

Tito: Sí estás celoso. Admítelo. Y el que debería estarlo soy yo. ¿Dónde estuviste la noche del martes?

Papa: Dando misa.

Tito: ¿Toda la noche?

Papa: Es que fue misa de gallo.

Tito: Sería de gallo ponedor. ¿Y cómo se llama la gallinita? (Tito se va quitando la ropa hasta quedar en tanga plateada con lentejuelas.).

Papa: Ya no te enojes... Aunque te ves muy sexy cuando te enojas.

Tito: Y tú te ves muy asmático cuando te excitas.

Papa: (Viendo la tanga) Te la robaste de los tesoros del Vaticano.

Tito: La tomé prestada. Decía "Baberito de Lucrecia Borgia".

Papa: (Ahogándose) ¿Dónde dejaste mi Ventolín?

Tito: Arriba de la cómoda.

Papa: Está muy alto. Pásamelo.

Tito: Súbete. Haz ejercicio. Ándale, muévete.

Papa: (Intenta subirse a la cómoda) No alcanzo; ayúdame, no seas malito.

Tito: Dile a Dios que te lo baje, no que son íntimos. (El Papa trepa a la cómoda y se sujeta de un crucifijo) Y no te cuelgues de la cruz porque el clavo está flojo y te puedes caer... (El Papa cae estrepitosamente y queda inerte sobre el piso)... Te lo dije.

(Tito canta: "Cuando cumplas los ochenta", de Liliana Felipe. El reflector se cierra sobre los adornos del trinchador. Oscuro).

Escena III

(Close up de los adornos del trinchador: La reproducción de La Piedad de Miguel Ángel, la campesina imitación de yadró envuelta para regalo y la copa de vino aparecen magnificadas hasta las proporciones reales de los actores. Música Sacra: El Ave María, con los Niños Cantores de Chalco. El Cristo de la Piedad despierta de una pesadilla).

Cristo: ¡Qué pesadilla! Tito y Karol Woytila... ¡¿Amantes?!

Virgen: Pobre Tito... Aguas, aguas: se acerca un grupo de japoneses.

(Regresan a la postura original y permanecen inmóviles frente a los flashazos de las cámaras fotográficas. Los turistas se marchan.)

Cristo: (Se incorpora y descubre a la campesina). ¡Alabado sea Santa Claus! Me trajiste un regalo, mamita.

Virgen: Feliz cumpleaños.

Cristo: Gracias, mami.

(Vuelven a la posición original, se abrazan y retoman la posición una vez más. Cristo se incorpora nuevamente, abre la envoltura del yadró y con un toque de su dedo índice da vida a la campesina).

Campesina: (Admirando la carpetita bajo La Piedad) ¡Guau! Esta carpetita será mía o dejo de ser yo una auténtica imitación de yadró.

Cristo: (A la campesina) ¡Mamacita!

Virgen: Dime, hijito.

Cristo: Y tú ¿de dónde vienes?

Campesina: Del mercado Sonora.

Cristo: Ah, norteña.

Virgen: No, naquita. Nosotros venimos de Liverpool Santa Fe. No somos una Piedad cualquiera.

Campesina: Conque vives todavía con tu familia ¿eh?

Cristo: Sí, con mi mamá... Pero puedo convertir el agua en vino.

Campesina: (Acerca la copa gigante y una tinaja de agua. Al público.) Él sabe como hacerlo.

Cristo: Nada con medida, todo con exceso. (Convierte el agua en vino y toma un gran trago). ¡Salud! (Borracho, la abraza por detrás.) Entonces qué: ¿nos aventamos un rapidín?

Campesina: Te doy quince minutos para sacar tus genitales de ahí. Es lo mismo con todos: sólo quieren usarme para luego tirarme en cualquier esquina del trinchador.

Virgen: Cuidado. Alguien se acerca. (Todos reasumen sus posturas).

(En la pantalla, que simula un espejo sobre el trinchador, aparece un vídeo con la cara de Brunilda pintándose los labios).

Nilda: Mmmm... Todas las empleadas domésticas son iguales; siempre lo he pensado. (Mirando hacía abajo) Ashhh, cómo pueden tener una Piedad de pasta, habiendo esculturas de Sebastián chiqui-tas. Por eso son pobres los pobres, por nacos. (Desaparece).

Campesina: ¿Ya se ha largado?

Virgen: Si se nota que eres del yeso del bueno. Del Tigre, digo. Si hasta pareces nalguita de Televisa.

Campesina: Ay, qué linda tu mami. Seguro nos vamos a llevar muy bien cuando vivamos todos en la carpetita. Porque yo, señora, tengo mis aspiraciones. Yo quiero casarme y vivir como gente decen-te... en la carpetita.

Virgen: Um mm. Ya salió el peine.

Cristo: (Muy borracho) ¿Te gustan las rancheras?

Campesina: Me encantan las rancheras, cariño.

Virgen: Además de naca, lesbiana de palenque.

Cristo: (A los músicos) Arránquense maestros. (Canción ranchera) Por sacrílego y blasfemo subversivo y sedicioso, me clavaron en la cruz. Y ahí me tienen, desde entonces, perdonando los pecados y mostrándoles la luz. Y hoy estoy tan deprimido pues no se han arrepentido, ya no quiero ser Jesús. No quiero más estampitas ni curas ni agua bendita, ya no me den más bebida yo no soy ningún suicida, no me echen ungüento que voy de salida. Me quedé clavado, mirando p'arriba lancé una pregunta interrogativa. Pero no contestas, estás ocupado, ¿Por qué Padre mío me has abandonado? Ya no quiero ser Jesús...

Campesina: (Cristo intenta besarla) Nada de besitos. Soy un objeto de ornato, no un objeto sexual.

Cristo: Ándale, nomás un paleacatito. Total, a la suegra la desafanamos.

Campesina: Pues no veo que tu mami tenga ninguna intención de moverse de la carpetita.

Cristo: Jefa, aquí le traigo a la nuera. Nos vamos a casar, aunque usted no quiera.

Virgen: Ay, mijito. Yo hubiera querido algo mejor para ti. Pero si el pedo es la carpetita, por mí quédense con todo el trinchador.

(Se levanta y cede su lugar en La Piedad a la campesina. Cristo se recuesta sobre la campesina y ambos asumen la posición original de la escultura).

Cristo: Ya se le hizo, mi reinita.

Virgen: Nada más no me deshagan la Piedad, ¿eh? Porque este país necesita mucha piedad... (Cristo y la campesina se besan)... y compasión. (Toma vino de la copa.) Y por mí... ¡Vayan y chinguen a su padre!

(Oscuro. Reflector sobre la Virgen que comienza a girar y a desnudarse a ritmo de tambores hasta quedar convertida en una Venus de Botticelli).

Escena de transición

(Aparece un clavadista en traje de baño, con gorrita de natación. Camina entre el público escurriendo agua. Sube a una tarima de premiación).

Clavadista: (Tararea el Himno Nacional y termina rompiendo en llanto.) Yo que culpa tengo de que me haya tocado un triple mortal con vuelta de malacachombe y capirucho invertido.

Muy difícil evitar el panzazo. Y pensar que yo era la esperanza del equipo olímpico mexicano. Qué vergüenza. ¡Pinches chinos! Aunque fuera un tercer lugar ¿no? Chale, si no descalifican a dos salvadoreños quedo en último lugar. Y me tienen preparada una recepción en el aeropuerto. ¡Esta sí es una pesadilla! Me van a linchar. Pero ¿por qué? Si yo di lo mejor de mí. Yo di todo por México. México México ra ra ra. México México ra ra ra

(Sale caminando entre el público.).

Escena IV

(El departamento de interés social. Entran Brunilda y Priístina Ministra en ropa interior).

Priístina: Señora Brunilda, está usted divina. Jacky Onasis, a su lado, parecería cajera de Aurrerá. Ese modelito Lagerfield le va maravilloso.

Brunilda: Te lo regalaría ahora mismo, mi querida Priístina Ministra, pero ya ves que tú con vestidos cortos y entallados pareces cebollita de cambray. Veo que has estado haciendo la dieta del chico zapote.

Priístina: ¿Me veo más delgada?

Brunilda: No querida, te ves más prieta. Me imagino que ahora viene mucho el look zapoteca.

Priístina: Es totalmente Palacio.

Brunilda: Pa'lacio... tu pelo. ¿Con qué te lo lavas? ¿con shampoo para perros xoloitzcuintles? Te voy a recomendar un adminículo maravilloso para el cuidado capilar. Se llama cepillo, reina, y hace maravillas con el pelo. (Se acerca al espejo del trinchador a pintarse los labios.) Mmmm... Todas las empleadas domésticas son iguales; siempre lo he pensado. Ashhh, cómo pueden tener una Piedad de pasta, habiendo esculturas de Sebastián chiquitas. Por eso son pobres los pobres, por nacos. (Bosteza).

Priístina: ¿Está acaso aburrida, harta, la Primera Dama?

Brunilda: Acaso me has visto alguna vez de otra manera. ¿Nunca se te ha ocurrido patentar tu conversación en la industria farmacológica? Harías una fortuna en el mercado de somníferos... Lo que pasa es que sufrí una pérdida y no me he sentido nada bien.

Priístina: Sí, me imagino. En el gabinete no se habla de otra cosa.

Brunilda: Veo que estás muy bien informada, chula. Le voy a decir a Ernesto que te dé un puesto en el 04. Sí, en efecto, he tenido malos sueños. Seguro se me cruzó el prozac con el gusano de maguey.

Priístina: Debió haber sido terrible, señora. Cuénteme.

Brunilda: Fue espantoso. Soñé que la Virgen era un trompo chillador que se encueraba. Y que Cristo era un clavadista fracasado que se casaba con Lupita Loaeza, o algo así.

Priístina: Señora Bru, qué pesadilla tan horrible.

Brunilda: Bueno, no peor que las declaraciones de mi marido. O que vivir en este departamento, qué barbaridad. No sabía que Jorge Ortiz de Pinedo había sacado un libro de decoración.

Priístina: Yo no sé por qué los pobres insisten en vivir en estos lugares. Esta pintura amarilla, por ejemplo, contiene plomo. Un niño la aguanta tres meses y son los que más aguantan. No entiendo el mal gusto que tienen los pobres, en lugar de irse a vivir a una bonita casa biodesagradable en Bosques de las Lomas.

Brunilda: Manías del pueblo. Lo hacen para desprestigiar a México. Eso sí te digo, en cuanto entreguemos el departamento nos regresamos a la civilización. Esto me deprime.

Priístina: Yo conozco unos muy buenos ejercicios para sacar la tensión. Si me lo permite le doy un masaje.

Brunilda: No me toques. Ni a Ernesto lo dejo.

Priístina: Entonces permítame darle un consejo. Yo encontré consuelo en Velázquez.

Brunilda: ¿Hallaste serenidad en Las Meninas?

Priístina: No, en Consuelito Velázquez. Nada como una Buena canción para que afloren los sentimientos. Hágame caso. O por qué cree que Lupita D'Alessio se conserva tan...

Brunilda:...tan D'Alessio.

Priístina: Quién quita, señora Bru. Desahóguese, ande, deshóguese.

(Brunilda canta, al estilo de la D'Alessio, una canción de despecho por la sirvienta que se le fue. Mientras lo hace van llegando las otras damas voluntarias: Silvana, Bertha y Marinela).

Priístina: Cuente conmigo señora Bru, para lo que sea. Nomás recuerde que yo no plancho.

Silvana: (Ofrece sus condolencias por la pérdida de la criada, en italiano.) Il mio cuore...

Brunilda: (A las otras.) ¿Nadie le dijo a esta que no hablo tojolabal? (A Silvana). ¡Silvana Periluscori! Gracias por acompañarme en este momento de dolor. Por cierto, supe que inauguraste el drenaje profundo. No podían haber elegido a nadie mejor.

Bertha: ¡Señora Presidenta!

Brunilda: ¡Bertha Hággendass! Querida, pero qué alto has llegado. Y pensar que todo se lo debes a un tratamiento de hormonas... por cierto ya párale, tienes muy desarrollado el clítoris. ¡Marinela Servirgen!

Marinela: Señora, estoy tan apenada. Disculpe la tardanza pero tuve un contratiempo con la servidumbre.

Brunilda: Precisamente de eso estábamos hablando. Las criadas mexicanas son un asco. Pero yo ya le encargué dos guatemaltecas a Gurría. Son feítas pero no están nada maleadas.

Priístina: Eso hasta que se sacan el Nobel. Luego se ponen insoportables.

Brunilda: Bueno chicas, ha llegado el momento que la nación esperaba: El homenaje a la Canasta Navideña. Espero que todas hayan traído lo que se les pidió.

Marinela: Yo traje la vaca. (Entra una vaca a escena).

Brunilda: Que bueno que la trajiste, porque Si la leche es poca...

Marinela: ... al niño le toca.

Brunilda: A lo que venimos muchachas: manos a la obra.

(Coreografía de la Canasta Navideña. Las voluntarias arreglan la canasta mientras Brunilda se toma una botella que estaba destinada a la misma canasta).

Brunilda: Antes que nada, quiero agradecer a todo el pueblo mexicano que siga viviendo en este país. Y debo pedir una disculpa a nombre de mi esposo porque haya subido la leche y la tortilla. Especialmente para todos aquellos que tienen estas preferencias sexuales. Decía: las Damas Voluntarias del Comité Contra la Encefalopatía Bovina, más conocido como el Comité de las Vacas Locas, queremos hacer un tributo a la sociedad mexicana y hemos decidido ayudar a los más necesitados, donando este hermosísimo departamento de interés social que representa el símbolo del habitat que merece el pueblo de México. Para ello, tenemos el honor de que el Presidente de la República, mi esposo, el Dr. Ernesto Zedillo, haya aceptado hacer la entrega oficial... ¡Ernesto!

(Todos buscan al Presidente. Escogen al azar un espectador entre el público y lo hacen subir a escena. Las damas voluntarias lo caracterizan como Zedillo y le entregan su discurso por escrito. Entran otras dos vacas.).

Presidente: Compatriotas: la canasta es básica. La canasta es el símbolo institucional del compromiso ineludible entre la familia y el estado. La canasta, inmortalizada por esa mexicana insigne: por la entrañable patita con rebozo de bolitas. La canasta navideña es pasado, porque contiene los frutos revolucionarios, pero también es presente porque está envuelta para regalo. Nos hemos reunidoo para hacer entrega oficial de la canasta democrática, de este flamante departamento bellamente equipado y de estos tres hermosos ejemplares bovinos previamente pasteurizados. Esperamos que la pareja beneficiada sepa vivir dignamente en este plácido rincón de nuestra patria. Ahora me callo para recibir mis aplausos.

Brunilda: ¿Y no podrías callarte el resto del sexenio?

(El actor improvisado regresa a su butaca).

Bertha: Señora Presidenta, el Ciudadano Presidente se marchó sin seleccionar a la pareja ganadora.

Brunilda: Debemos recurrir entonces a democracia. Y así, en un acto de supina democracia, los ganadores son...

(Selecciona dos nombres al azar de la lista del público asistente. Los ganadores suben a escena, se les viste de San José y María).

Brunilda: Y no solamente han ganado este departamento. Además, se han ganado un privilegio que no tuvieron ni Lucerito y Mijares: recibirán el Sagrado Sacramento del Matrimonio, ni más ni menos que del propio Juan Pablo 11, Su Santidad Karol Woytila, gracias a direct TV.

(Video doblaje del Papa. Al final los recién casados se besan. El momento se registra en una fotografía oficial del grupo).

Todos: ¡Viva la familia!

(Quedan San José y María en el pesebre. Junto con el bebé forman la imagen típica del Nacimiento de la Tradicional Pastorela. El elenco canta).

La familia mexicana tiene muchas pesadillas, como si hubiera comido ocho kilos de costillas.

La familia mexicana tiene sueños horrorosos, cardenales, mufloz rochas magnicidas y malosos.

De esta pesadilla no vamos a despertar.

Todo México se duerme con apacible temor, sólo nos queda un consuelo ¡que la realidad es peor!

Taurus do Brasil: (Video hipnótico) Siento muicho despertarle ahora de este suenio hipnóchico, eun este país, eun estos momentos y para pagar la cuenta... tres, dois, uno... ¡despierta!

FIN

Published in El Hábito: Trabalhos
Pág. 2 de 2